CulturalesNacionalesPalabras de la Compañera RosarioPrincipal

Cada mujer, una bandera, muchas luchas!

Palabras de la vicepresidenta Rosario Murillo, en honor y reflexión a la mujer este 8 de marzo.

Llegamos a otro 8 de Marzo, en Conciencia Plena de nuestros Logros, y de las Dificultades que aún enfrentamos para que nuestras Propuestas de Derechos, superen el Plano Institucional, en el que ya hemos venido avanzando, y se trasladen a todos los Espacios de la Vida, donde nos hace falta trabajar, para seguir cambiando Realidades, Personales y Sociales.

En la Revolución, en todas sus Etapas, y en Cristianismo, Socialismo y Solidaridad, hemos logrado crear Conciencia de Dignidad de las Mujeres y de Respeto a nuestra condición de Seres Humanos con Capacidades y Calidades, que aportamos todos los días al Mundo, al País, y a las Sociedades donde nos queremos tod@s mejores.

En nuestra Nicaragua, Bendita, Unida y Siempre Libre, hemos logrado que se reconozca en Leyes, Mandatos y mediante Acciones afirmativas de Género, la obligación del Estado nicaragüense de reconocernos incorporadas a todos los Espacios de Autoridad, Decisión y Poder. Así es como hemos venido Cambiando Nicaragua, cambiándonos, sentando las bases para el desarrollo pleno de los Seres Humanos, Mujeres, Hombres, Juventud, Niñez, que queremos Patria en Paz, Armonía, Seguridad y en Relaciones Inteligentes y Dignas, entre tod@s.

Es precisamente en el Campo de la Relación entre Mujeres y Hombres de todas las edades, que nos hace falta profundizar un trabajo que arroje como resultado la progresiva disminución de la violencia y el irrespeto de Género, con lo cual afianzamos Valores e Ideales que nuestro Espíritu y nuestra Formación Revolucionaria y Evolucionaria, proclama y reclama.

Trabajamos junt@s, Mujeres, Hombres, Juventud, para fortalecer esa Conciencia Amorosa de Justicia y Equidad en las Relaciones Humanas, desde la Escuela, en la Familia, en la Pareja, en la Comunidad y las Comarcas, donde todavía, desgraciadamente, prevalecen rasgos de una Cultura machista, negadora, que se expresa en círculos íntimos, en vínculos afectivos, y también en Relaciones y Ambientes Laborales, Sociales y Políticos, donde la Conciencia y el Esfuerzo de trascender, deben aplicarse y ocuparnos, cada día de nuestras Vidas.

Como Gobierno, como Estado, como Entidades de un País con Raíces Históricas que constituyen Legado y Patrimonio Cultural y Espiritual, en la Cultura, la Literatura, la Militancia, el Heroísmo, el Arrojo, y el Compromiso de Luchar y Vencer; desde Darío y Sandino, desde todas las Mujeres que hemos cultivado las Letras, las Ciencias, la Inspiración Poética y Revolucionaria, todas las que nos hemos dispuesto al Compromiso Político y Social, Nicaragua és una admirable Sinfonía de Mujeres y Hombres, que hablando Lenguajes de Humanidad, nos hemos expresado a través de las distintas Circunstancias y Caminos vividos.

Las Mujeres nos hemos destacado y nos destacamos hoy, como imprescindibles Guerreras Espirituales, y como Expertas luchadoras en todos los Campos de Actividad Social, Económica y Política.

Somos legítima y verdadera Savia de todos los cambios que hemos venido produciendo, y que se producen cada día, para Crecer, Creer, y Vencer.

Con la Fuerza de nuestra Historia, y la Fortaleza de todos los Aportes de estos Tiempos, las Mujeres nicaragüenses nos felicitamos por nuestros grandes logros, y asumimos el Compromiso de incorporarnos plena y conscientemente a las Luchas y Batallas pendientes. Sobre todo nos comprometemos a generar los Cambios Culturales indispensables para que nada ni nadie desconozca o pretenda anular, nuestra contribución permanente al Mundo y esta Patria de Luz.

En las Escuelas, en los Hogares, en la Familia, la Pareja, la Comunidad, la Comarca, en todos los Espacios donde la Cultura Tradicional todavía nos relegue o reduzca, debemos instalar nuestro llamado, y generar las Acciones necesarias para que todas seamos posibles y valoradas, como Energía y Vigor que las Banderas de todas las Luchas incorporan, para ir Siempre Más Allá, conquistando Amor y Porvenir.

A seguir cambiando cada una de nosotras, y cambiando tod@s, para que las Cifras y los Reconocimientos Mundiales a la Equidad de Género en Nicaragua, que nos enorgullecen y comprometen más, se extiendan a los Espacios donde todavía nos persiguen y acosan conductas discriminatorias, agresivas, violentas y descalificadoras.

Darío nos enseñó a asumirnos llen@s de Vigor y de Gloria. Darío nos enseñó a sabernos hechos de Libertad y Fortaleza. Sandino nos mostró el Compromiso con la Dignidad y el Respeto.  El Frente Sandinista, los Héroes, los Próceres y los Mártires, nos dejaron el Ejemplo y la Inspiración para saber combatir en todos los frentes sin perder ni la Esperanza, ni la Ternura, ni la Capacidad de Amar, por encima de las cualidades, errores, o aciertos de nuestra común Humanidad.

Con Sandino, con Darío, con las aguerridas Almas de tod@s l@s nicaragüenses que queremos Patria Libre, Justa, Digna, Segura, Soberana y Próspera, las Mujeres hablamos en voz alta, y seguimos trabajando como Protagonistas, nunca como víctimas, para conquistar todos los días un Presente y un Porvenir Mejor.

Vivan las Mujeres nicaragüenses !

Viva la Patria Unida,
Bendita y Siempre Libre !

Viva el Cariño !

Queremos Patria Libre
Patria y Humanidad !

 

Managua, 7 de Marzo, 2018

Rosario Murillo

Show More

Mas Noticias

Close