El diario de Ana Frank, una voz que habla por la de seis millones

0

La historia de Ana Frank es ampliamente conocida en el mundo gracias a sus escritos que dejó plasmado en su diario, mejor conocido como “El diario de Ana Frank”. Este diario lo recibió el día en que cumplía 13 años, un 12 de junio de 1942, y empezó a usarlo justo un día como hoy.

En el diario, Ana describe, su vida, su historia familiar y su vida en el colegio, pero lo que hace relevante este diario es la historia de la vida de una adolescente huyendo de los nazis, pues sus raíces eran judías alemanas, por lo que se trasladó junto a su familia a Amsterdam, sin embargo esto no fue suficiente por lo tanto tuvieron que refugiarse en un escondite o “Anexo secreto”.

El diario es una mirada desde adentro de una jovencita angustiada por su situación, pero a la vez llena de esperanza, segura de que la vida en realidad no es tan mala como parece, consciente que la guerra terminará y entonces todo será diferente “No pienso en toda la desgracia, sino en toda la belleza que aún permanece”.

Escribir fue para Ana una forma de liberación “Me puedo sacudir de todo mientras escribo; mis penas desaparecen, mi coraje renace” y es que la escritura tiene ese poder precisamente liberador y reinvindicador para todo ser humano. La joven Ana Frank muestra a través de su diario no solo su visión del mundo sino su habilidad para plasmar su filosofía de vida a pesar de su corta edad y más aun siendo víctima de una guerra que desgarró a tantos.

La publicación del diario fue posible a su padre Otto Frank, único sobreviviente de la familia, quien tratando de cumplir el sueño de su hija de ser escritora, buscó los medios para que la obra fuese publicada. El mismo Otto confiesa «Nunca supe que mi pequeña Ana era tan profunda».

Posteriormente el escritor soviético Ilya Ehrenburg diría “una voz que habla por la de seis millones; la voz no de un sabio o un poeta, sino la de una muchacha corriente”. Sin duda alguna el legado de Ana Frank es invaluable para la historia y para que todos los seres humanos nos opongamos a la discriminación racial “No quiero haber vivido en vano como la mayoría de la gente. Quiero ser útil o llevar alegría a la gente, incluso las que nunca conocí. Quiero seguir viviendo incluso tras mi muerte”.

 

 

 

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...