Huracán ETA a Nicaragua toca tierra en Bilwi, Caribe Norte de Nicaragua

El ojo del huracán Eta tocó este martes tierra al sur de Bilwi, Caribe Norte de Nicaragua. El codirector del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred); Guillermo González detalló que Eta ha alcanzado rachas superiores de 240 kilómetros por hora en territorio nicaragüense; y se ubica a 43 kilómetros al este de la ciudad de Bilwi y su velocidad de traslación es de 9 kilómetros por hora.

En Bilwi o Puerto Cabezas, un municipio de 75.000 habitantes ubicado en el Caribe norte, fronterizo con Honduras; se activaron cientos de albergues donde se encuentran refugiadas al menos 6.000 familias, se aseguraron las casas; la población compró víveres, y el ambiente era de tensa calma previo al impacto del huracán.

Monitoreo del SINAPRED

Según el Sistema Nacional de Prevención y Atención de Desastres (Sinapred) en este momento en Bilwi se registran vientos muy intensos; fuertes lluvias y un intento oleaje, y la población se encuentra refugiada en iglesias y escuelas que fueron habilitadas como albergues.

El Gobierno de Nicaragua declaró en la víspera la alerta roja en la RACN, que incluye Waspam y el Triángulo Minero; compuesto por los municipios de Bonanza, Rosita y Siuna, que en total alberga a cerca de 500 mil habitantes, previo al impacto del huracán Eta.

Asimismo el Sinapred ordenó a los miembros de las unidades de rescate “estar listos” ante posibles emergencias, lo que incluye realizar salvamentos; evaluar daños y necesidades, así como brindar albergue a la población.

En 24 horas, Eta, el décimo segundo de esta temporada en el Atlántico, ha pasado de tormenta a convertirse en un huracán “mayor”, como se clasifica a los de categoría 3, 4 y 5 en la escala Saffir-Simpson.

El Sinapred continuará monitoreando y a medida que vaya avanzando el huracán inmediatamente hacer evaluación de daños que les permita rápidamente atender necesidades, por lo que mantienen activas las brigadas municipales de atención a las personas como primera responsabilidad, así como la restauración de servicios básicos y visitas a comunidades para ver los efectos del huracán.