Detalles del Momento: Hasta cuando este oposicionismo

detalles del momento

La semana pasada temáticamente fue amplísima y entre las cosas importantes resalto la comparecencia del presidente de la república Daniel Ortega, reseñando el antiimperialismo poético de Rubén Darío, los logros que cambiaron Nicaragua a lo largo de los últimos catorce años y la visión que tiene del país después de las elecciones de noviembre próximo para las conversaciones necesarias que debemos tener para implementar la realidad que nos permita la composición política de esos momentos.

Fue importantísimo y esperanzador escuchar el anuncio de la Vicepresidenta Rosario Murillo sobre la cercanía de tener a nuestro alcance las vacunas contra el Covid lo que pareciera que es producto de una decisión del ahora, como cuando de repente a usted se le ocurre que se quiere comprar algo, pero en realidad es el resultado de un largo proceso de comprensión, de análisis, de factibilidad y de almacenaje que empezó desde el mismo momento en que China, Rusia, Estados Unidos, Inglaterra, la India, Cuba y otros países anunciaban tener en desarrollo la cura para la peste. En ese sentido no fueron tan importantes los fondos para adquirir la medicina, porque siempre han estado desde el momento en que se decidió buscarlos y destinarlos para eso, sino qué nos era más conveniente considerando la estructura en nuestro haber para recibirlos.

Internacionalmente también la penosa y vergonzante salida de Donald Trump de la Casa Blanca, la super vigilada toma de posesión de Joe Biden, la crisis política que vive el imperio como consecuencia de su terrorismo doméstico, fue un tema que nos atrajo porque si como siempre hemos sostenido allá se escucha un estornudo aquí los mocos le caen a los que tienen una enorme dependencia política del Tío Sam y no hay duda que aquí conocemos individuos que lloran a cántaros porque aunque la política norteamericana, en lo amplio de la teoría del “gran garrote”, no cambie en lo particular la nueva administración tendrá que revisar la estafa que el oposicionismo que tenemos aquí les hizo porque la consecuencia inmediata para el Departamento de Estado es que aquí prevaleció la dignidad de una nación que jamás mereció lo que nos hicieron los lacayos nacionales de quienes aquí se creen opositores solo por ser asalariados de la Casa Blanca.

El respaldo de lo que afirmo lo recoge la más reciente encuesta que el Gerente General de M&R consultores, Raúl Obregon, presentó bajo el nombre de “En ruta hacia el 2021, la quinta ola”, también la semana pasada. Los resultados de esta muestra nos dicen que, si las elecciones fueran hoy el Frente Sandinista de Liberación Nacional, arrasa. Yo le comentaba a Raúl Obregón, a propósito de los resultados que, si esta era la quinta ola, la encuesta que se va a presentar, previa a las elecciones del próximo 7 de noviembre, sería entonces el Tsunami, porque aun falta mucho que hacer por el nicaragüense que identifica en este gobierno la acción social y no la promesa politiquera.

La encuesta de M&R patentiza el hastío de los nicaragüenses por esta cochinada que encarna el oposicionismo y no me voy a ir al comportamiento histórico de todas estas miserias humanas, ni de las champas que con carácter temporal mientras emigran a otras habitan, sino que me quedaré en lo más reciente en el falso flete de unidad que la cabecilla de CxL quiso hacer con otros estafadores que viven de la politiquería y que al final terminó en otro cuento novelesco de la “Rosa de Guadalupe” donde otra vez toman los puñales para volverse a masacrar.

La Kity Monterrey o Carmela Rogers, al gusto de como le quieran llamar, ante una batería de propagandistas de la fatalidad, que se auto llaman “periodistas independientes” entre los que merodeaba un personaje ártico que juega a ser la conciencia de las miserias humanas, aunque él sea uno de los fardos más pesados entre toda esa miasma, descalificó y cuestionó a un montón de siglas, que son puro cascarón, por llamarse estos los representantes de la “verdadera oposición” un cuento que ni la propia cuida silla de Eduardo Montealegre se cree y todo eso desató otra vez un maremágnum de no acabar y que se produjo en el contexto de otro tema que llamó poderosamente la atención a mediados de la semana pasada y es el salto, como conejos saliendo del sombrero del mago, de siete suspirantes presidenciales oposicionistas.

Cuando estas candidaturas en masa salieron en desbandada, como si se tratara de una carrera equina, vi más ciertas aquellas expresiones que refieren al “herrado sin ser caballo o al bruto que pone siempre la carreta delante de los bueyes”. Juancho Chamorro, el que no paga impuestos y humilla al vendedor de helados; Cristiana Chamorro, que renuncia a la fundación que lleva el nombre de su madre y que ya fue primera dama del país, se pone en línea de salida para ver si alguien se acuerda de ella; Felix Maradiaga que debería responder ante la justicia por estar denunciado como gánster contrata sicarios en el contexto de los eventos de abril del 2018; Miguel Mora el mitómano y pirómano que ayer se jactaba de estar a una llamada de distancia del poder y que ahora es un iluminado y predestinado de la “salvación” de Nicaragua; Milton Arcia, un indio con riales que sabe cómo sobar el lomo de sus aduladores que no es ni profeta en su isla; Violeta Granera, la más chillona, estridente y obsesiva vocera de la fatalidad y un tan José Antonio Peraza que llegó al fenecido Movimiento Por Nicaragua, del que solo recibió los cacastes ordeñados por quien pasó décadas al frente de la sigla, son por ahora los suspirantes presidenciales de un país que ellos trataron de destruir y lo peor es que todavía faltan porque también todos querrán ser vicepresidentes y diputados, aunque estén plenamente conscientes que para tantos diablos el agua bendita es un charco extraíble solamente con gotero.

Cómo piensan elegirse no saben, solo que quieren ser presidentes; En qué carro van a conducirse, no saben, si es un Hilman o un Wolsvagen, porque no tienen más que carrocerías oxidadas y las naves que existen no los quieren montar porque no tienen con qué pagar; Qué proponen, no saben, porque más allá de creerse “salvadores”, ni ellos mismos saben lo que quieren; Cómo van a gobernar Nicaragua, no tienen ni idea porque aunque tuvieran un plan de gobierno, que dicen es lo más fácil, no tienen capacidad para ejecutarlo porque entre ellos lo único que abunda es una insaciable sed depredadora contra el presupuesto general de la república.

Así esta la gran estafa oposicionista en Nicaragua que para colmo, a partir del próximo 20 de enero, a partir de pasado mañana o sea ya, se le viene encima otro panorama, que no tiene nada que ver con un Frente Sandinista de Liberación Nacional que está arriba y por mucho en las encuestas y además creciendo en la medida que nos alumbra un nuevo día, pero sí con quien toma control de la Casa Blanca, con un Joe Biden que no quiere oler nada en la oficina oval que haya pasado por las garras de Donald Trump porque representa el fracaso, exactamente lo que significa el oposicionismo que tenemos aquí.

Es claro que en el oposicionismo los que por ahora van a sobrevivir son los que todavía manejan los remanentes de los más de 50 millones de dólares que recibieron a lo largo de los últimos años por ensangrentarnos, pero ahora eso va cambiar primero porque ya no habrá impunidad para ello porque está en vigencia la ley de agentes extranjeros y segundo porque en Washington las prioridades para el gobierno que entra, que tiene que acomodarse, que debe lidiar con un contexto político que le es atípico, que se origina del terrorismo doméstico que se les vino como Karma por todo lo que el imperio ha hecho contra el mundo, utilizando como instrumento a serviles y lacayos nacionales como los que tenemos aquí y que son los que están preguntando y quien podrá defendernos?

Mientras la inmensa mayoría del pueblo nicaragüense avanza, viendo crecer sus beneficios sociales y el desarrollo de un país que nunca se detuvo a pesar de la adversidad que le impuso la miseria humana, el oposicionismo verá cómo el dinero maldito se les va entre las garras y la falta de recursos los conducirá a ahondar sus distancias e intolerancias porque estas son consecuencias del fracaso en el que saben que habitan y del que no pueden salir porque la propuesta de prosperidad del Frente Sandinista de Liberación Nacional, a la cabeza de la Alianza Unida Nicaragua Triunfa, los aplasta, los reduce, los desintegra y los reduce a la nada.

QUE DIOS BENDIGA A NICARAGUA.