Educación presencial en Nicaragua con medidas de bioseguridad

El Gobierno de Nicaragua trabaja en función de priorizar los esfuerzos para regresar a la educación presencial en las mejores condiciones posibles de seguridad en todas las escuelas del país ante el Covid-19

El regreso de los estudiantes a las aulas de clases es parte de la continuidad del proceso educativo de Nicaragua; reconociendo los esfuerzos significativos que se han realizado en todo el país para garantizar la continuidad educativa.

Henrietta Fore, directora de UNICEF ;indicó» Evaluar el riesgo de transmisión de enfermedades a nivel local debería ser un factor determinante en las decisiones relacionadas con el funcionamiento de las escuelas. Retomar las clases es un aporte a la sociedad mundial; se trata de darle continuidad al proceso de formación de los futuros profesionales. El cierre nacional de las escuelas debe evitarse en la medida de lo posible».

Además, Fore afirmó «El cierre de las escuelas como medida de seguridad durante el punto más elevado de la pandemia del COVID-19; significó una afectación del 90% de los estudiantes de todo el mundo, además de la privación del acceso a la educación a distancia a más de una tercera parte de los niños en edad escolar.

De igual manera, ante esta situación, especialistas brindan recomendaciones para retomar las clases; asegurando que regresar evitará la afectación en el aprendizaje y la salud mental de los estudiantes.

Regresar a la educación presencial en 2021 es fundamental para el desarrollo de todos los niños, las niñas y los adolescentes; priorizando a aquellos que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad.