Poema del Hermano Escritor Roberto Cuadra, conmemorándonos en el 42/19

Memorias y Recuerdos 42 años después

(fragmentos)

 

Ya no volverán, vuelvo y lo repito,

los negros tiempos

acuosos de los sapos.

 

Siempre he sido un pordiosero

de las palabras.

Y lo que me ha  costado

encontrar desde los tiempos

negros de la dictadura sangrienta

de la familia

Somoza, el

esplendor

de la palabra.

 

Como el viejo maestro,

yo también me iba a caminar

a la orilla del mar, en

Masachapa,

buscando cosas

en el cielo

y en el mar.

 

Y encontraba el reposo

para mi inquieto espíritu,

recitándome,

a mí mismo,

los terribles monólogos de Hamlet

y de Calderón de la Barca.

 

Coincidí, en la Escuela de Periodismo de la

UNAN, en el

Recinto Rubén Darío, en la

vieja Managua,

con dos comandantes del FSLN:

Bayardo Arce Castaño y

el siempre inolvidable y

santo varón William Ramírez,

uno de los hombres más buenos

y rectos que

he conocido. ! Lástima que el bueno de William

se nos murió temprano.

Y a su memoria dedico

estas letras.

                                    II

Mi padre, inolvidable,

bien querido en Nicaragua,

y mejor conocido como

Ramiro «Tipitapa» Cuadra,

fue amigo de

Carlos Fonseca Amador,

fundador eterno del

Frente Sandinista de Liberación Nacional

(FSLN).

 

Algunas madrugadas, en elevadas

horas de la noche,

Carlos (RIP), pasaba por Tipitapa (mi pueblo),

llamaba a mi padre

y se ponían a platicar.

 

Bendigo a Dios que

a mi ojo de Cronista

no se me ha escapado

nada. Y mucho menos de los

viejos amores

y mi apego por

los clásicos.

 

                                        III

Ahora veo que

han pasado un poco más de

cuarenta años desde aquel

histórico mes de Julio de 1979.

 

La vida y mi linda y peligrosa y sublime profesión de

Periodista

me han  llevado por los andurriales

de este perverso y bello mundo:

 

El triunfo del FSLN me sorprendió trabajando

como Jefe de Prensa en una

de las embajadas del Imperio norteamericano

en el istmo.

Luego me transfirieron a Bogotá, Colombia,

Y aquel 19 de Julio, lo juro por esta Santa Cruz, que

lloré.

 

Y recordé la frase de uno de mis escritores

preferidos, y de quien

me considero discípulo tardío:

                               «….debemos luchar con el pesimismo

          de la inteligencia y con el enorme  optimismo de 

                                                                                      la voluntad. Pues

es saludable tener siempre en mente, 

                                                           que la justicia, tanto en su

principio como en su ejecución, 

                                                 pertenece solamente

                                                                                   al Estado…»

 

La revolución del FSLN de aquel

                                                    Julio 19

                                                                ha parido buenos y 

malos hijos.

                  Es un proceso que a nadie asusta. Sin una desordenada,

confusa y malvada

                               contrarevolución

                                                         el FSLN

no hubiera llegado

                              tan largo.

 

!Y se ha llegado!

 

Confieso ahora que,

como hombre de prensa,

no puedo renunciar

a la precisión, exactitud y

brevedad que

nos enseña la poesía.

 

Mi trinchera de combate

son la letras.

Procuro, siempre,

no caer en las trampas

que nos tiende, a cada paso,

la cursilería.

 

Quiero saludar a la compañera y vieja amiga

Rosario Murillo y a su esposo,

Presidente

Daniel Ortega Saavedra.

Falta mucho camino

por recorrer.

 

Pisístrato, en la Antigua Grecia,

siempre es buen ejemplo

para todo gobernante.

 

!Gloria a Nicaragua! !El porvenir es nuestro!

 

RC

Julio 2021

En el 42 aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista