Declaración del Partido de los Trabajadores de Irlanda

Fin a las sanciones contra Cuba, Nicaragua y Venezuela

https://workersparty.ie/end-sanctions-against-cuba-nicaragua-and-venezuela/

Estados Unidos tiene un régimen de sanciones de amplio alcance que afecta a dos docenas de países de todo el mundo. Tres de estos se encuentran en América Latina: Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Estas sanciones son extremadamente severas y causan un sufrimiento incalculable a la población de los respectivos países. Estas sanciones también son ilegales según la carta de la ONU.

Durante la administración Trump, los tres países experimentaron un aumento en el alcance y la severidad de las sanciones.

Las sanciones no son la única forma de agresión utilizada por Estados Unidos. Las tres naciones han sido objeto de desestabilización interna a través de la financiación estadounidense de grupos de derecha. A través de un aparato mediático dócil, difundieron desinformación con el objetivo de socavar, aislar y desacreditar a estos países dentro de la comunidad internacional e influir en la opinión pública en su contra. Invariablemente, el objetivo final es el cambio de gobierno para asegurar la dominación económica y política del imperialismo estadounidense en la región.

El daño continuo a estos países es inmenso.

Para Cuba, 60 años de bloqueo le han costado a su economía más de 105.000 millones de libras. La vergonzosa Ley de Asistencia Exterior de 1961 permite al Presidente de los Estados Unidos mantener un embargo completo sobre el comercio con Cuba y bloquear la ayuda al gobierno cubano.

En Nicaragua, Estados Unidos utiliza la “Nica Act” (Ley de Condicionalidad de Inversiones de Nicaragua), introducida en diciembre de 2018, por Trump luego de que no se pudiera lograr un cambio de régimen. El objetivo de esta ley es aislar a Nicaragua de cualquier préstamo o asistencia financiera de instituciones como el Banco Mundial o el FMI. Además de esto, Estados Unidos continúa apoyando generosamente a las fuerzas antigubernamentales en el país.

Dado que parece probable que el presidente Ortega y el FSLN sean reelegidos en noviembre de este año, el conocido cómplice del gobierno de Estados Unidos, USAID, está trabajando arduamente para desestabilizar a Ortega y reemplazarlo como presidente.

En cuanto a Venezuela, el premio aquí sería mayor debido a las grandes reservas de petróleo y la riqueza mineral.

Las sanciones impuestas a Venezuela son tan duras como las impuestas a Cuba y estas sanciones provocaron un estimado de 40.000 muertes solo durante 2017-18.

Covid ha significado que estos países han sufrido aún más con sanciones que limitan su capacidad para comprar equipos o medicamentos. Sin embargo, Estados Unidos sigue comprometido con causar mayores dificultades a la población hasta que se salga con la suya.

Ahora más que nunca la comunidad internacional debe expresar su solidaridad y defensa de la soberanía de Cuba, Nicaragua y Venezuela. Debemos tener claro que estas sanciones ilegales e inmorales no son aceptables y deben terminar.

 

Igualmente, puedes ver: Nicaragua celebra en Italia 42 años de triunfos