Joaquín «El Chapo» Guzmán es condenado a cadena perpetua y 30 años adicionales en Estados Unidos.

Hoy miércoles, Joaquín «El Chapo» Guzmán fue condenado a cadena perpetua y 30 años adicionales en Estados Unidos, como líder de un cartel que envió toneladas de drogas a este país.

Guzmán, de 62 años, fue declarado culpable en febrero de los 10 cargos que enfrentaba en su juicio, considerado el mayor de la historia de EE.UU. por narcotráfico.

Según las pruebas presentadas en el juicio, Guzmán ganó fama de «rápido» en el mundo del narco al utilizar túneles fronterizos para introducir toneladas de drogas desde México hacia EE.UU. Pero «El Chapo» no solo usó túneles para traficar drogas: en 2015 escapó por uno de un kilómetro y medio de una cárcel mexicana de máxima seguridad.

Esa fuga carcelaria y otra previa de 2001, escondido en un carrito de lavandería para salir de otro presidio mexicano, contribuyeron a la fama de narco todopoderoso de «El Chapo».

El juicio mostró también que, tanto para esas fugas como para su ascenso en el mundo del narco, Guzmán usó otra de sus tácticas predilectas: los sobornos.

Diversos testigos indicaron que «El Chapo» compró el favor de autoridades mexicanas de rango bajo, medio y alto.

«El Chapo» fue arrestado en enero de 2016 -durante el gobierno de Peña Nieto-, en su momento de mayor celebridad, tras conceder una entrevista a los actores Sean Penn y Kate del Castillo.

Un año más tarde fue extraditado a EE.UU., en víspera de la investidura presidencial de Donald Trump, para ir a juicio con la promesa de que se evitaría buscar la pena de muerte, ya que México abolió ese castigo.

La defensa de Guzmán anunció tras el veredicto que apelaría y en los últimos meses buscó que fuera sometido a un nuevo juicio, argumentando presunta conducta indebida del jurado.

Pero el juez Cogan rechazó el pedido una semana antes de la sentencia que leyó la mañana de hoy.

Para Guzmán, que libró sangrientas guerras con enemigos y ganó notoriedad tras dos fugas de prisiones de máxima seguridad en México, la sentencia significa su caída definitiva de la cima del narcotráfico.

«El Chapo» ahora aguardará su probable traslado a una prisión federal de máxima seguridad en EE.UU. donde pasaría el resto de sus días.