Opinión
agosto 14, 2019

Noticias más recientes

¿Que no me meta con la iglesia?

Una persona que no sé si es señora, señorita o niña vieja, de esas que son imposibles de identificar porque se ocultan en las redes sociales en perfiles falsos, a lo mejor pretendiendo ser una beata virginal reaccionó con insultos irrepetibles porque toqué en mi editorial de ayer a los obispos golpistas que se involucraron en el fallido derrocamiento del presidente constitucional Daniel Ortega Saavedra.

Esta señora o lo que sea se lanzó innecesariamente una perorata mal escrita en la que en primera línea me recordó a mi madre ya muerta y como sucede en estos casos mi reacción fue bloquearla sin perder tiempo y con mucho placer y enviarla a mi caja de hierro de la libertad de expresión que está llena de vulgares, ignorantes y vagos a los que no presto la menor atención.

Sin embargo, este ordinario personaje, a lo mejor se trata de la tal “Lady Vulgaraza”, me conminaba a no meterme con la iglesia y eso francamente sí me llamó la atención y es un detalle que quiero abordar.

La iglesia católica es cada uno de sus feligreses y como cualquier otra tiene por templos las carnes de quienes abrazan su religión por lo que la iglesia católica no es una construcción de piedra o concreto, llena de lujos e imágenes a la que acuden pobres para llenarse espiritualmente de esperanza, aunque ahora es más posible encontrar en ellos a vándalos encapuchados que a fieles orando por la paz.

Una inmensa mayoría de nicaragüenses sabe que soy el constructor del Nacimiento Hogareño más Grande de Nicaragua que en este 2019 arriba a 30 años de tradición y por él, en tanto fui católico, desfilaron para bendecirlo el Cardenal Miguel Obando y Bravo, q.e.p.d, el Obispo Bosco Vivas Robelo, que este próximo domingo pasa a ser emérito, el Obispo Juan Abelardo Mata, el Obispo Silvio Báez y el Cardenal Leopoldo Brenes y con todos ellos, en todo tiempo y momento, tenía muy buenas relaciones y conversaba, a veces en serio a veces en broma, pero muy respetuosamente con todos de los problemas de Nicaragua, pero siempre los escuchaba pastoralmente hablando de paz, de diálogo y reconciliación, pero jamás nada parecido al odio.

De todos ellos el que alguna vez me habló de política fue Silvio Báez, pero lo hizo en un estrictamente en el espíritu amplio y por ello hasta recuerdo haberlo invitado a IV PODER, lo que siempre rechazó porque decía que prefería mantenerse “pecho a tierra” como los “Topos” me decía.

Por aquellos tiempos esa iglesia y esos obispos mantenía una extraordinaria relación con el gobierno del que recibían presupuestos para sus actividades y apoyos directos para la reconstrucción de sus templos y aunque hacían críticas a la administración pública estas eran constructivas y tanto que se granjearon reclamos viscerales de sectores que al final terminaron dirigiendo.

El país caminaba progresivamente hacia un desarrollo que en gran medida era posible por la estabilidad y paz de la que gozaba Nicaragua donde su seguridad era el plato del día en otras naciones desequilibradas por la injusticia social y falta de democracia, factores que aquí no existían y la mejor prueba fue el modelo tripartito entre trabajadores, empresarios y el gobierno como facilitador.

Pasado el tiempo, por ser ahora crítico de los obispos que ayer visitaban mi Nacimiento para bendecirlo, ahora me advierten muy vulgarmente que no me meta con la iglesia, con la iglesia católica. Yo no me meto con la iglesia, yo no tengo nada contra la iglesia, ni con la católica, aunque ya no pertenezca a ella ni menos contra la evangélica en la que me congrego, pero sí con algunos del clero católico, que siendo obispos, monseñores o simples sacerdotes, son hombre comunes y corrientes que se venden como santos pero que están llenos de pecados y que en realidad fueron ellos los que se metieron con nosotros los que visitábamos lo que ahora son templos llenos de delincuentes, fueron ellos los que se metieron con nuestra paz, con nuestro desarrollo, con nuestra economía, con las víctimas del terrorismo a las que ignoraron.

¿Dónde estaban Leopoldo Brenes, Silvio Báez, Juan Abelardo Mata y Rolando Álvarez a la hora que en esos “ingeniosos tranques”, que fueron una genial idea para el “iluminati” de Silvio Báez, se mataba y torturaba? Estaban en el remedo de diálogo del Seminario de Fátima o en sus púlpitos echando gasolina a la hoguera.

Por supuesto, los que menciono hasta aquí son los de mayor jerarquía y eran los comandantes intelectuales del golpe, pero había otros comandantes de campo como el cura piruca de Masaya, Edwin Román que junto a Marcos Carmona exigió la rendición de una estación policial y hasta la entrega de la Alcaldía de Niquinohomo entre otros delitos: Harving Padilla se acuerdan, del “padrecito” de la Iglesia Juan Bautista de Masaya que ordenó lanzar el cuerpo de un policía que había sido asesinado y después quemado; Les suena el apellido del padre Berrios de la Iglesia Laborío de la ciudad de León, que sugería a unos asesinos no filmar la tortura que hacían a un sandinista porque si el video caía en malas manos los podía comprometer; se acuerdan del cura párroco de Esquipulas, Matagalpa, Jaime Montesinos, que agredió físicamente a patadas a unas pobres mujeres sandinistas en el atrio del propio templo solo porque estas, como siempre lo hicieron, vendían baratijas a los feligreses; cómo deberíamos calificar entonces a un sacerdote como aquel de San Benito que preguntó a los presentes en una misa que quienes eran sandinistas y los que levantaron la mano fueron humillados y corridos del templo.

Yo no me metí con ninguno de esos obispos, monseñores, sacerdotes o curas que fueron los cabecillas de aquel golpe de estado que nos tiene en esta Nicaragua que es muy diferente a la Nicaragua que teníamos antes del 18 de abril. Al contrario, fueron ellos los que se metieron conmigo, con usted, con todos aquellos que teníamos una idea muy diferente del hombre de iglesia con el que era hasta el confesionario de nuestros más íntimos secretos.

Qué frustrante tener que realizar que al final debajo de algunas sotanas, -para no generalizar- lo que hay son cuerpos sin almas que por asumir papeles que no eran los suyos abrazaron el terrorismo e hicieron de su feligresía una masacre donde todo aquel que sobrevivió prefirió tomar distancia de aquellos templos que hipócritamente ahora están llenos de banderas de Nicaragua puestas como manteles sobre los altares y no en astas como corresponde y están como manteles en los altares a partir del 18 de abril para remarcar una actitud política que antes no tenían y que pretende mostrar un patriotismo y un interés por Nicaragua que no sienten, que les es lejano, porque sirven al enemigo del país.

Perdóneme la persona esa que me está diciendo no te metas con la iglesia. Yo no me meto con la iglesia, pero sí señalo a los que se metieron con nosotros que día a día poníamos un ladrillo por el desarrollo del país. Yo no puedo condescender con gente como esta que cree que el respeto hacia ellos mana por la sotana que visten.

Todos esos de los que hablo no se atreverían en el imperio en hacer las barbaridades que hacen aquí porque allá irían directos a la bartolina por terroristas y ellos lo saben pero aquí desde los púlpitos nos hablan de respeto a la institucionalidad y a la democracia como Leopoldo Brenes hace unos días, cuando hace un año bendecían cada vez que sus criaturas le pegaban fuego a las instituciones y con el golpe querían acabar con la democracia que tiene su mayor expresión en la autodeterminación del pueblo que a través del sufragio universal decidió que el presidente constitucional de Nicaragua fuera Daniel Ortega Saavedra hasta el 2021 y quién sabe si más allá. Yo no me metí con la Iglesia, algunos de sus obispos, monseñores, sacerdotes y curas se metieron con nosotros y simple y llanamente cometieron un gravísimo error.

Por eso mismo fracasaron en el primer remedo de diálogo en el Seminario de Fátima, por eso mismo el tristemente célebre “Iluminati” de Silvio Báez está en el ostracismo en el Vaticano, por eso mismo no estuvieron en la segunda fase del diálogo en el INCAE y por todo eso quien en realidad asumió la representación sana y evangelista de la Iglesia Católica es el Nuncio Apostólico porque mejor que nadie sabe que la milenaria institución que aquí representa, por delegación pontificia, está más llena de políticos que de pastores.

 

QUE DIOS BENDIGA A NICARAGUA.

 

https://www.facebook.com/moisesabsalonpastora/photos/a.374739702537464/2744583255553085/?type=3&theater

Estelí rinde homenaje al General Sandino

Estelí rinde homenaje al General Sandino

Periodista: Tatiana Ruiz/Corresponsal en Estelí  Con el depósito de ofrendas florales al monumento del General Augusto C. Sandino ubicado en la salida sur de la ciudad de Estelí, dieron inicio las...

Sandino héroe del pueblo nicaragüense

Sandino héroe del pueblo nicaragüense

A 90 años del legado del General Augusto Nicolás Calderón Sandino el pueblo nicaragüense ¡Ni se vende, Ni se rinde, Jamás! ,  destacó la Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua. "El...

Rescatan sitio histórico fortaleza el Coyotepe.

Rescatan sitio histórico fortaleza el Coyotepe.

Se está llevando a cabo un significativo proyecto de remozamiento y rehabilitación en la fortaleza histórica El Coyotepe, uno de los emblemáticos sitio histórico. Griselda Rivas, directora de la...