Consternación en Nicaragua por asesinato de Henry Ruiz López en Costa Rica

La compañera vicepresidenta Rosario Murillo lamentó y condenó el asesinato del nicaragüense Henry de Jesús Ruiz López, a manos de la Fuerza Pública de Costa Rica, en territorio de ese país.

«Queremos expresar nuestras condolencias a la familia de Henry de Jesús Ruiz López, que fue cruelmente asesinado, desangrado murió Henry de Jesús, al otro lado de la línea fronteriza, desgraciadamente, cuando se ganaba la vida, tranquilamente ganándose la vida, la vida como lo ha hecho por años, Henry de Jesús Ruiz López, oriundo de Colón Viejo, Cárdenas, Rivas, donde al filo de la 1 y 10 de la mañana, llegó su cuerpo, primero a Peñas Blancas y después fue trasladado para ser recibido por su mamá, sus hermanos, toda su familia, adoloridos, indignados, llenos de consternación», dijo la vicepresidenta Rosario Murillo.

«Porque nunca se imaginaron que fuese tratado de esa forma, un nicaragüense trabajador, un nicaragüense de costumbres sanas, un nicaragüense que tiene parte de su familia, allá en Costa Rica, desde hace años, viviendo y trabajando, y sobre todo, esas comunidades fronterizas donde la frontera es apenas unas líneas. Al fin y al cabo son familias, muchas familias, que comparten trabajo, luchas, sobre todo amor a la vida» añadió.

Continuó: «Y desgraciadamente nos mataron y perdimos a Henry de Jesús Ruiz López, allá en Costa Rica. El féretro llegó acompañado de su familia, de familiares, hermanos, y Rita María Ruiz Bustos, sobrina. Lo trasladaron, esta tarde va a recibir después de una misa cristiana, su sepultura».

No le brindaron atención y se desangró

La compañera Rosario Murillo dijo que murió baleado y luego lo dejaron desangrarse. «Crueldad inusitada, nosotros los nicaragüenses somos solidarios, generosos y acudimos siempre a lidiar sufrimiento y dolor. Captura violenta también, en ese mismo incidente de cinco ciudadanos de apellidos Ramos Barahona, Ramos Cárdenas, Ruiz Ramos y un menor de edad», resaltó.

Señaló que esta mañana luego de la nota de condena y protesta que envió el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, fueron liberados y llegaron a su comunidad los nicaragüenses que fueron capturados y están con sus familias, seguros y llenos de dolor. Asistirán al funeral de Henry, de 45 años de edad.

«Cuanta tristeza, el menor Kendall Barahona, de 12 años, que también era parte de los capturados fue entregado a su mamá en la comunidad El Delirio, de Colón, Cárdenas, Rivas», informó.

«Hermanos, hermanas nuestra cancillería inmediatamente, reaccionó exigiendo al -gobierno de Costa Rica,responder por una acción inexplicable. Fuerza y utilización indebida de armas de fuego, uso excesivo de la fuerza, de parte de lo que llaman la Fuerza Pública de Costa Rica», recalcó.

«Y decía nuestra cancillería que esta actuación condenable desde todo punto de vista contraviene el Código de Conducta para funcionarios encargados de hacer cumplir la Ley, adoptada por Naciones Unidas, cuando dice desde el 17 de diciembre de 1979 en su artículo 2: ‘En el desempeño de sus tareas, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley respetarán y protegerán la dignidad humana y mantendrán y defenderán los derechos humanos de todas las personas.’, en su Artículo 3: ‘Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley podrán usar la fuerza solo cuando sea estrictamente necesario y en la medida que lo requiera el desempeño de sus tareas.’ Y en su Artículo 6: ‘Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley asegurarán la plena protección de la salud de las personas bajo su custodia y, en particular, tomarán medidas inmediatas para proporcionar atención médica cuando se precise’”

La compañera Rosario Murillo insistió en que «todo esto fue violentado, violado por los funcionarios de la Fuerza Pública de Costa Rica. Cometieron delito tras delito. Asesinaron y dejaron desangrar a un hermano nicaragüense, Henry Ruiz López. Repudiable y condenable acto que viola normas elementales de fraternidad, humanidad”, expresó con profundo dolor.

«Nuestro abrazo solidario a toda la familia que está reunida en Colón Viejo, Cárdenas. Abrazos solidarios», dijo.

La compañera Rosario señaló que tendrán que continuar las investigaciones y los procesos que la familia decida.