Britney Spears se pronuncia ante la corte

Britney Spears tuvo la oportunidad de pronunciarse ante la corte; para gestionar el fin del período de 13 años en el que su padre Jamie Spears, ha tenido el control sobre sus finanzas y sobre su vida personal. La estrella pop hizo fuertes y concretas revelaciones nunca antes conocidas. Todo esto aconteció el día miércoles frente a la jueza Brenda Penny.

«No estoy contenta. No puedo dormir. Estoy traumatizada, enojada y deprimida», expresó Britney quién se mostraba bastante afectada, con un tono de voz que mostraba desacuerdo y molestia. De este mismo modo recalcó que desea demandar a toda su familia por todo el tiempo que ha perdido la libertad de manejar su vida. 

Desde el año 2008 cuando la Princesa del Pop sufrió una crisis de salud mental, su carrera así como los tratamientos médicos y  finanzas, son manejadas por su padre, bajo calidad de tutela. Misma que Spears calificó que ha sido llevada por su padre de manera abusiva.

Primeramente el padre de la cantante tiene el total control sobre su patrimonio, el cual se estima en unos 600 millones de dólares. Agregándole el control de otros aspectos en su día a día. Por lo tanto, la cantante pide a la corte que despojen a su padre de estos poderes, también por vía legal. Britney habló frente a la jueza alrededor de 23 minutos.

 

El padre controla todo

En su planteamiento la estrella pop, dio a conocer distintas revelaciones. Como el hecho de que fue obligada a emprender su gira en el año 2018, y realizar la residencia en Las Vegas; Nevada. «Han pasado muchas cosas desde hace dos años; la última vez que estuve en la corte. No he vuelto a la corte porque no sentí que me escucharan», manifestó.

De igual forma Spears agregó que le fue recetado litio en contra de su voluntad: «Es una droga fuerte. Puedes dañarte mentalmente si lo tomas por más de cinco meses. Me sentí borracha; ni siquiera podía tener una conversación con mi mamá o mi papá sobre nada. Me tenían con seis enfermeras diferentes».

De esta manera Britney solicitó a la corte tener su propio abogado, reducir sus citas de terapia; al igual que casarse y poder procrear un hijo. Manifestando que tiene un DIU que no le permite embarazarse. Tal parece que su padre no desea que la cantante tenga más hijos.

Por otro lado; la cantante confesó no creer en la terapia. Aunque en el caso de ser necesario continuarla, plantea sería gratificante poder hacerlo en caso, para evitar exponerse a los paparazzi.

El abogado de Britney; Samuel Ingham; ha dicho que el testimonio de su clienta no fue editado; filtrado ni controlado. De su familia; la mujer de 39 años explicó que «no hizo una maldita cosa. Todo lo que tenía que hacer; mi papá era el único que aprobaba todo. Toda mi familia no hacía nada»; por lo que considera deben ir a prisión.