Promover el Desarrollo Global por la Prosperidad Común

Promover el Desarrollo Global por la Prosperidad Común

En la actualidad, los cambios sin precedentes en cien años en el panorama internacional y una pandemia no antes vista en la última centuria están entrelazados y repercuten entre sí. La recuperación de la economía mundial se enfrenta a reveses, la brecha Norte-Sur está ampliándose, y el impulso de la cooperación para el desarrollo se ha debilitado. Por consiguiente, la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible afronta desafíos sin precedentes.

Para atender mejor los desafíos globales, en septiembre del año pasado, el presidente chino Xi Jinping propuso la Iniciativa para el Desarrollo Global (IDG) en la Asamblea General de la ONU adhiriéndose a los conceptos de prioridad de desarrollo y centrado en las personas, con el propósito de promover el aumento de inversión de la comunidad internacional en el desarrollo y acelerar la implementación de la Agenda 2030. En junio de este año, el Presidente Xi Jinping presidió el Diálogo de Alto Nivel sobre el Desarrollo Global. En dicha reunión, se anunció una lista de 32 proyectos de logros que cubren ocho áreas clave, tales como la reducción de la pobreza, la seguridad alimentaria, la lucha contra epidemias y vacunas, el financiamiento para el desarrollo, el cambio climático y desarrollo verde, la industrialización, la economía digital, la era digital y su conectividad, incluyendo crear el Fondo de Desarrollo Global y Cooperación Sur-Sur, aumentar la aportación al Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para la Paz y el Desarrollo, establecer un centro de promoción para el desarrollo global, desarrollar una base de proyectos de la Iniciativa, así como entablar una Red de Conocimiento Global para el Desarrollo.

La IDG es otra iniciativa importante propuesta por China después de la iniciativa de construcción conjunta de la Franja y la Ruta. Es otra práctica vívida de la promoción de China de construir una comunidad de destino común para la humanidad, y ha contribuido con la sabiduría china y las soluciones chinas para resolver los problemas de desarrollo. La IDG responde a las necesidades de varios países para acelerar la recuperación pospandemia, diseñar una «hoja de ruta» para reducir la brecha Norte-Sur y romper los desequilibrios del desarrollo, y une la sinergia del desarrollo con acciones prácticas. Desde su presentación, ha recibido una respuesta activa por parte de la comunidad internacional. Más de 100 países y numerosas organizaciones internacionales han expresado su apoyo y unos 60 países se han unido al Grupo de Amigos de la IDG. Esto demuestra plenamente que dicha iniciativa se ajusta a la corriente histórica, está en consonancia con las necesidades de los países, constituye una tendencia predominante, y cuenta con el apoyo popular.

El consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, presidió el día 20 de septiembre en Nueva York la Reunión Ministerial del Grupo de Amigos de la IDG con el fin de promover la implementación de la Iniciativa y llevar a cabo la lista de resultados. Según Wang Yi, China está lista para fortalecer la sinergia estratégica con las agencias de desarrollo de la ONU y trabajar con los países del Grupo de Amigos para tomar siete medidas más con el fin de implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

En primer lugar, publicar la primera lista del grupo de proyectos de la IDG, incluyendo 50 proyectos de cooperación pragmática en áreas tales como reducción de la pobreza, seguridad alimentaria e industrialización.

En segundo lugar, avanzar en la Acción de Fortalecimiento de la Producción de Alimentos y realizar cooperación en áreas como finanzas agrícolas digitales e innovadoras, prevención y control de enfermedades de animales y vegetales, así como la gestión sostenible del suelo y del agua.

En tercer lugar, promover la Asociación de Cooperación Global en Energía Limpia, impulsar la transición a energía renovable y lograr una seguridad energética más sostenible.

En cuarto lugar, promover la cooperación en «Aduanas Inteligentes, Fronteras Inteligentes, Conectividad Inteligente» y construir una red de aduanas inteligentes e impulsar la conectividad de las cadenas de suministro en la era digital.

En quinto lugar, iniciar una alianza mundial de educación digital para fortalecer la cooperación internacional a este respecto, vigorizar el desarrollo de la educación a través de la digitalización y mejorar la accesibilidad de los recursos educativos.

En sexto lugar, lanzar la Iniciativa del Bambú como Sustituto del Plástico en conjunto con la Organización Internacional del Bambú y el Ratán para abordar de manera efectiva la contaminación por plástico y brindar una tierra limpia y hermosa a las futuras generaciones.

En séptimo lugar, anunciar la decisión de China de compartir con el resto del mundo los datos obtenidos del satélite SDGSAT-1 que lanzó en noviembre de 2021 para ayudar a otros países en su investigación y formulación de políticas acerca del desarrollo sostenible.

Todos los países tienen derecho al desarrollo y todos nosotros tenemos el deseo de desarrollarnos. Esta es la visión simple de la IDG y el objetivo defendido por las Naciones Unidas. China y Nicaragua son buenos amigos, íntimos hermanos y confiables socios. Como países en desarrollo, ambos enfrentamos la tarea histórica de promover el desarrollo económico y social y mejorar el nivel de vida de las personas. Las dos partes tienen un amplio consenso sobre temas de desarrollo. China está dispuesta a esforzarse junto con Nicaragua para promover la cooperación mutuamente beneficiosa en conectividad, erradicación de la pobreza, protección del medio ambiente verde y otros campos bajo la guía de la IDG con el fin de crear un futuro mejor para ambos países.