Miguel Ángel Ortez, General del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional.

La compañera Rosario Murillo, en su comunicado diario recordó Miguel Ángel Ortez, una leyenda para la Juventud nicaragüense.

De origen vasco, nació en Mozonte Nueva Segovia, y dio su vida por Nicaragua con este lema; “Luchar contra el imperialismo yanqui y los traidores nacionales es nuestro deber”. Y luchó hasta el último aliento contra el imperialismo yanqui y contra los traidores nacionales.

¡Cuánta desvergüenza en la traición, ¡Cuánta falta de moral en la traición! ¡Cuánta deshonra en la traición! Todos aquí recordamos, sabemos quién es Miguel Ángel Ortez, que viene de una familia española, de una familia del país Vasco, y honramos su memoria, la memoria del honor, la gloria del honor, la gloria de la lucha, la gloria de la dignidad”, expresó tó la compañera

Enfatizó: “Así casi nadie se acuerda de los traidores, pasan al basurero de la historia. Ayer, hoy y mañana. Regla de oro. El que traiciona se traiciona a sí mismo, el que entrega su Patria, el que vende su Patria; se vende, se traiciona a sí mismo, vergüenza de los traidores, vergüenza la que sienten en el fondo de sus corazones los traidores y vende Patria. Como decía el general Miguel Ángel Ortez: Y luchar contra el imperialismo yanqui y los traidores nacionales es nuestro deber”.

La vicepresidenta de Nicaragua se refirió a un poema del poeta nicaragüense Manolo Cuadra dedicado a Miguel Ángel Ortez.

 

No porque en Las Segovias el clima fuera frío

tuvo este Miguel Ángel en las venas horchata.

Muy cierto que de niño, supersticioso y pío,

sonaba en las Purísimas su pito de hojalata.

 

Pero ya crecidito, cuando el funesto trío

permitió que a la patria hollara gente gata,

en nombre de la selva, de la ciudad y de río,

protestó Miguel Ángel, la cutacha, la reata!

Murió en Palacagüina peleando mano a mano.

 

Bajó desde las nubes más de un aeroplano

y tuvo en la cruzada homéricos arranques.

Usaba desde niño pantalones de hombre,

Y aún hecho ya polvo, al recordar su nombre.

se meaban de pánico los yankes.

 

Esa la leyenda, ese es el ejemplo, esa es la inspiración que nos dejó permanente: ejemplo, leyenda e inspiración permanente el general Miguel Ángel Ortez» indicó la compañera.