Aumentan a 21 los muertos en Puerto Rico asociados al huracán Fiona

Aumentan a 21 los muertos en Puerto Rico asociados al huracán Fiona

El número de muertes en Puerto Rico asociadas al huracán Fiona aumentó este martes a 21, así lo informó el Gobierno de la isla en su portal oficial de estadísticas que preparó tras el paso del ciclón el pasado 19 de septiembre.

Fiona azotó la isla de las Antillas Mayores entre la noche del 18 y la madrugada del 19 de septiembre como un huracán categoría uno en la escala Saffir-Simpson de cinco.

El desglose de los fallecidos son 13 bajo investigación, ocho confirmados, siete como muerte indirecta y una como directa, de acuerdo con la página.

La muerte clasificada como directa por el huracán corresponde a un hombre de 58 años en Bayamón, municipio vecino a San Juan. Mientras que, las tres muertes indirectas responden a un hombre de 50 años de la región de Mayagüez, un hombre de 56 años y una mujer de 74 años del municipio de Caguas.

Según la Policía puertorriqueña, un hombre de 70 años, murió calcinado en el barrio Hato Arriba en el pueblo de Arecibo, cuando se encontraba en un cuarto de su residencia manipulando un generador eléctrico el cual explotó.

En el municipio de Comerío otro hombre falleció tras ser arrastrado por las aguas del río La Plata y una mujer de 89 años falleció en un incendio provocado por una vela en la localidad de San Sebastián.

El portal detalla la edad, género, región y fecha de los fallecidos, siendo la última ocurrida la de un hombre el pasado 21 de septiembre en Bayamón, municipio aledaño a San Juan.

La página también explica que un caso fatal confirmado es cuando la muerte de una persona en el certificado de defunción se hace referencia al huracán Fiona, o su equivalente, como un factor en la causa de muerte.

En el mismo sentido, se hace alusión a un caso fatal por desastre directamente relacionado cuando es una muerte directamente atribuible a las fuerzas del desastre o por las consecuencias directas de estas fuerzas, como colapso estructural, escombros voladores o exposición a radiación o sustancias químicas.

Ejemplo de ellos son quemaduras, aplastamiento, ahogamiento, electrocución, caídas, envenenamiento por radiación o químicos, inhalación de gases o humo por fuego.