Nicaragua recuerda a los 37 compañeros asesinados por la guardia somocista en la Colina 110

La compañera vicepresidenta Rosario Murillo destacó en su mensaje de este jueves que Nicaragua está rindiendo homenaje a los Héroes y Mártires de la Liberación, caídos un 13 de junio en diferentes acciones y otros vilmente asesinados por la criminal guardia somocista.

«En estos días de conmemoración de nuestro Patrimonio Heroico, estamos en primer lugar, decimos en primer lugar porque fueron 37 compañeros los que asesinó la criminal guardia somocista en la Colina 110 que hoy está siendo visitada por tantos jóvenes, familias y bueno, sabemos que fue una masacre, recordó.

Masacre, tras masacre, así condujo la dictadura y todos sabemos cómo llegó ese gobierno a nuestro país, o esa dictadura, como inició, quién la puso, quién la sostuvo, cómo se cometieron todos esos crímenes que el heroísmo del pueblo redimió, cuando alcanzamos el triunfo, todos juntos el 19 de Julio de 1979, resaltó.

La compañera Rosario añadió que el pueblo fue, el pueblo empobrecido, el pueblo que luchó como lucha hoy, con dignidad y entereza, y con sentido de patria, libertad, patria y comunidad, patria y familia, patria generosa, bondadosa, patria de todos.

Rememoró que eran 37 compañeros, pero solo se pudo identificar a 26.

Fueron los últimos días de la lucha heroica del pueblo, dijo, décadas de lucha para alcanzar la liberación, la democracia, la libertad, la dignidad, expresada en esas batallas y esas victorias de toda Nicaragua.

Reseñó que eso permitió alcanzar el triunfo el 19 de Julio de 1979. “Triunfo del pueblo generoso, del pueblo bueno, del pueblo invicto de Nicaragua”, añadió.

Mencionó a las víctimas de esas batallas: Marvin Acebeda Acuña, Ernesto Tito Sánchez, Carlos El Monito Juárez Cruz, Lorenzo Lencho Calillas García, Nordia Ester La Estiliana Hidalgo, Franklin El Negro Hodgson, Martín Vargas, Ernesto Pata de Chicle Briones, Elizabeth La Jinotegana Méndez, Antonio Chino Cebolla Acuña Cruz, Germán Perro Mocho Miranda Toledo, Sergio López, Francisco Javier Cerda, Saturnino El Mimado Ortiz, Carlos Flores, Gustavo García, Carlos Pérez, Sebastián El Dormido Ríos, Antonio Cruz, Carlos Castillo, Víctor El Pelón Osorio, Raúl Marcos Rivas Quintero, Carlos Tuco, Ricardo El Flaco Flores, Omar, Leonardo Julián Chan Lupe, entre otros.

Eran 37, fueron 37, cuánta sangre, cuánto crimen en nuestra Nicaragua, para dejarnos un país libre que hoy custodiamos celosamente, resaltó.

Añadió que custodiamos celosamente a este país libre porque la sangre derramada sostiene cada una de estas horas, de estos días de lucha también porque la vida es lucha y de victorias del corazón bueno de los nicaragüenses, que seguimos clamando a Dios desde la esperanza y la fe por paz.

La compañera Rosario también recordó que un día como hoy, 13 de junio del 79, ocurrió el Repliegue hacia San Gregorio en Diriamba, el día de San Antonio.

Mencionó a Marco Antonio Carrión Mairena, barrio Ariel Darce, asesinado por ser combatiente de liberación del pueblo; y a Adolfo Reyes, cayó combatiendo a la guardia criminal en la cuarta etapa del Reparto Schick en Managua.

Francisco Talavera, en el Puente El Edén en Managua.

Hoy 13 de junio se conmemora la liberación de San Sebastián de Yalí, Jinotega, en esa acción heroica cae Nelson Rodríguez.

Vivian Hernández cae en La Pancorva, la Paz Centro. Jerónimo López cae en un barrio de la capital. Era originario de León y Pedro Espinoza Baltodano, en el sentor de la entrada de La Conchagua en Rivas.

Todos ellos, a sus familias, a cada uno de ellos, el compromiso invariable de Patria Libre, Patria y Vida, Patria y Libertad, como decía Sandino, Patria y Libertad, eso es lo que todos queremos, dijo.

Paz, Patria, Libertad y una vida buena, llena de portentos, llena de bienestar para todas las familias nicaragüenses, viviendo la paz y la fraternidad, expresó.

Hay que trabajar todos los días por la paz

La compañera Rosario Murillo destacó que hay que trabajar todos los días por la paz.

La compañera vicepresidenta destacó el espíritu inmenso de las familias nicaragüensesque sabemos trabajar todos los días como artesanos, para construir la paz.

Construir la paz es un oficio cotidiano, no es de ayer, no es de hoy, es de todo el tiempo.

Señaló que como artesanos de la reconciliación, de la paz, del encuentro, del trabajo por el bien común “nos sentimos privilegiados, qué honor, qué privilegio poder dedicar nuestra vida, nuestros esfuerzos a trabajar en un mundo tan convulsionado, por la paz y por el bien común”.

Cuando vemos las noticias, cuando escuchamos, cuando vemos cómo se vive en tantos países del mundo, cómo hemos ido alterando los seres humanos la vida como la conocemos, es verdad que todo cambia, pero muchas cosas, en primer los valores, han sido alterados, y se ha producido tanta convulsión en el mundo, lo vemos y nos sentimos de verdad, en medio de las dificultades y los desafíos, nos sentimos privilegiados porque sabemos que nuestraNicaragua es buena, el pueblo nicaragüense es valiente, digno, generoso, bondadoso, afirmó.

Añadió que entre los desafíos, entre los retos, vivimos conscientes del infinito valor de la paz, del cariño, de la vida en familia, de la cultura local, de la cultura nuestra que resguardamos y defendemos, porque sabemos que nos resguarda y nos defiende a todos.

Indicó que la cultura de familia y de comunidad resguarda y defiende a todos.

Decíamos que un mundo tan convulso, tan agitado, nos sentimos agradecidos a Dios porque cada día podemos fortalecer más y más, los buenos sentimientos, el buen corazón, la buena fe y la paz para garantizar el bien de todos, expresó.

AMPLIACIÓN EN BREVE…